Hambre.

“𝘠 𝘷𝘰𝘴 𝘲𝘶é 𝘲𝘶𝘦𝘳é𝘴?” ⁣

Dejar que nos atraviese. Sentirla.⁣
Es tan potente que hasta inhibe.⁣
Invita a parar, a verse, a revisar.⁣

Poderosa si se sabe utilizar. Abre. ⁣
Nos conecta con nuestra intimidad.⁣

Cuando descubrimos qué queremos, ya tenemos la excusa para movernos. ⁣
Y en el camino vamos explorando partes nuestras que ni siquiera sabíamos que existían.⁣

°⁣
En esa aventura me encuentro. Reconociendo qué me permite hoy mi ¨personaje¨, y qué está más allá de su alcance. Porque ahí comienza el viaje. Ese gap entre lo que estoy encarnando hoy y lo que deseo, me da el gps para caminar.⁣

Cada identidad permite una determinada realidad, porque cada identidad está estructurada en una serie de creencias y experiencias que habilitan ciertas manifestaciones.⁣
Y cuando ya estamos para algo más, 𝐥𝐨 𝐬𝐚𝐛𝐞𝐦𝐨𝐬. ⁣

Sabemos cuándo tocamos el límite. Cuando ya nuestras ganas de crecimiento sobrepasan por mucho el miedo a lo desconocido, a la incertidumbre.⁣

Hay hambre de otra realidad. ⁣

Pero la clave es llevarnos despacito para no caer en la trampa del cambio de forma sin modificar el fondo, porque los mecanismos de protección para quedarnos en lo conocido se vuelven cada vez más sofisticados.

Así que a seguir caminando…para que todas esas partes nuestras, que aún no exploramos, surjan y se conviertan en la materia prima de toda nuestra expansión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí...

Mi nombre es Mercedes Zubiarrain, tengo 39 años, y nací y vivo en Buenos Aires. Aunque parezca ya de otra vida, alguna vez estudié y me recibí de Publicidad. Tuve siempre mi lado B que me llevaba a incursionar en talleres de Reiki, Registros Akáshicos, a meditar…

Tuve algunos emprendimientos hasta que por fin entendí de qué iba la cosami cosa. Cambié “producto” por “servicio” y me convertí yo en la materia prima.

Mi lado B se transformó en todos mis lados, y ya no hubo vuelta atrás. La puerta de entrada fue la Decodificación Bioemocional, que luego me llevó a conocer la Nueva Medicina Germánica, SAAMA… y es un camino que nunca termina.

Atiendo consultas en Casa Florida 1336, que es el espacio físico que me unió con hermosas mujeres, hermanas, con las que comparto este viaje. Voy y vengo por muchos lugares – Chamanismo, Plantas Medicinales, Física Cuántica, Un Curso de Milagros…investigo, quiero ¨entender¨, y así es que voy poniéndole el cuerpito a todo lo que resuena.

Y no soy escritora pero escribir me da placer. Escribir es hoy el lugar desde donde me miro, me transformo. Es mi forma de medicina.