Del plomo al oro.

La piedra existe.
Negarla es caer en la fantasía.

Al verla, nos vemos reflejados.
Y se convierte en algo personal, subjetivo.

Para algunos representa la distancia con los seres queridos, una profunda sensación de soledad,
para otros la incertidumbre laboral – que cuestiona
aquello que creían seguro -, en otros el miedo a enfermar, etc… Tantas piedras como personas.
Ninguna más válida que otra.
La piedra existe.
Qué hacemos?
Utilizar el único recurso que tenemos:
la Alquimia mental.

Transformar internamente aquello que
percibimos como plomo en oro.

Crear una narrativa – la historia que nos contamos acerca de lo que sucede – que nos fortalezca.

La elección es simple: asumirnos víctimas
o tomar responsabilidad.
Es una decisión que lo cambia todo.

En la responsabilidad no buscamos transformar la piedra, sino a nosotros mismos.

Nos preguntamos cómo utilizarla a nuestro favor,
de qué manera aprovecharla.

Y la piedra que antes obstaculizaba el camino,
se convierte ahora en el pilar de los nuevos cimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí...

Mi nombre es Mercedes Zubiarrain, tengo 39 años, y nací y vivo en Buenos Aires. Aunque parezca ya de otra vida, alguna vez estudié y me recibí de Publicidad. Tuve siempre mi lado B que me llevaba a incursionar en talleres de Reiki, Registros Akáshicos, a meditar…

Tuve algunos emprendimientos hasta que por fin entendí de qué iba la cosami cosa. Cambié “producto” por “servicio” y me convertí yo en la materia prima.

Mi lado B se transformó en todos mis lados, y ya no hubo vuelta atrás. La puerta de entrada fue la Decodificación Bioemocional, que luego me llevó a conocer la Nueva Medicina Germánica, SAAMA… y es un camino que nunca termina.

Atiendo consultas en Casa Florida 1336, que es el espacio físico que me unió con hermosas mujeres, hermanas, con las que comparto este viaje. Voy y vengo por muchos lugares – Chamanismo, Plantas Medicinales, Física Cuántica, Un Curso de Milagros…investigo, quiero ¨entender¨, y así es que voy poniéndole el cuerpito a todo lo que resuena.

Y no soy escritora pero escribir me da placer. Escribir es hoy el lugar desde donde me miro, me transformo. Es mi forma de medicina.