Sólo es cuestión de grados.

Como la moneda, todo tiene sus dos lados,
sus aparentes opuestos.
Tantas veces escuchamos que no puede haber día sin noche, bueno sin malo… …y tantas veces quisimos eliminar lo ¨malo¨ y quedarnos sólo con lo ¨bueno¨, con lo justo, con lo placentero, con lo correcto, etc.

El Principio de la Polaridad – Kybalion – nos trae esta enseñanza.
Que no se trata de rechazar, resistir, luchar o eliminar la polaridad que no nos agrada.

Este conocimiento nos invita a tener una mirada más amplia, tal vez ¨aérea¨, viendo que Todo es lo mismo – la diferencia es sólo de grados.

Una persona iracunda tiene todo el potencial de la serenidad, y viceversa.
Uno implica al otro.
Son dos extremos, en apariencia, que cuando se integran nos permiten volver al punto cero, al equilibrio.
En la misma medida en que nos posicionamos en un polo/en un extremo y rechazamos el otro – por la Ley del Ritmo o Compensación – en algún momento, nos polarizaremos en el opuesto. Esa tensión se dispara con la misma fuerza hacia el extremo opuesto.
Es un penduleo constante.

Este Principio también nos abre el juego de la Alquimia para trabajar en nosotros mismos.

Reconociendo en qué polaridad nos encontramos – cuál es nuestro estado mental por ej – y cuál es la otra cara, podremos hacer el pasaje modificando esas vibraciones.

Siempre es una cuestión de grados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí...

Mi nombre es Mercedes Zubiarrain, tengo 39 años, y nací y vivo en Buenos Aires. Aunque parezca ya de otra vida, alguna vez estudié y me recibí de Publicidad. Tuve siempre mi lado B que me llevaba a incursionar en talleres de Reiki, Registros Akáshicos, a meditar…

Tuve algunos emprendimientos hasta que por fin entendí de qué iba la cosami cosa. Cambié “producto” por “servicio” y me convertí yo en la materia prima.

Mi lado B se transformó en todos mis lados, y ya no hubo vuelta atrás. La puerta de entrada fue la Decodificación Bioemocional, que luego me llevó a conocer la Nueva Medicina Germánica, SAAMA… y es un camino que nunca termina.

Atiendo consultas en Casa Florida 1336, que es el espacio físico que me unió con hermosas mujeres, hermanas, con las que comparto este viaje. Voy y vengo por muchos lugares – Chamanismo, Plantas Medicinales, Física Cuántica, Un Curso de Milagros…investigo, quiero ¨entender¨, y así es que voy poniéndole el cuerpito a todo lo que resuena.

Y no soy escritora pero escribir me da placer. Escribir es hoy el lugar desde donde me miro, me transformo. Es mi forma de medicina.