Qué juzgamos cuando juzgamos?

Nunca juzgamos al otro…porque al otro nunca lo vemos.

Sólo nos conectamos con el concepto o la representación mental que hicimos de él.

Es decir que juzgamos nuestras propias ideas que, en última instancia, asociamos con alguien.

Y esas ideas, por lo general, son aspectos nuestros no reconocidos y rechazados que, inconscientemente, proyectamos afuera.

Si los vemos afuera creemos entonces que ya no tenemos que admitirlos en nosotros.

°
Volvernos “completos” es integrar todos nuestros personajes – la víctima, el verdugo, el rebelde, el autoritario, el dependiente, etc – y comprender que detrás de cada uno de ellos sólo se esconde una herida.
Y que todos somos todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí...

Mi nombre es Mercedes Zubiarrain, tengo 39 años, y nací y vivo en Buenos Aires. Aunque parezca ya de otra vida, alguna vez estudié y me recibí de Publicidad. Tuve siempre mi lado B que me llevaba a incursionar en talleres de Reiki, Registros Akáshicos, a meditar…

Tuve algunos emprendimientos hasta que por fin entendí de qué iba la cosami cosa. Cambié “producto” por “servicio” y me convertí yo en la materia prima.

Mi lado B se transformó en todos mis lados, y ya no hubo vuelta atrás. La puerta de entrada fue la Decodificación Bioemocional, que luego me llevó a conocer la Nueva Medicina Germánica, SAAMA… y es un camino que nunca termina.

Atiendo consultas en Casa Florida 1336, que es el espacio físico que me unió con hermosas mujeres, hermanas, con las que comparto este viaje. Voy y vengo por muchos lugares – Chamanismo, Plantas Medicinales, Física Cuántica, Un Curso de Milagros…investigo, quiero ¨entender¨, y así es que voy poniéndole el cuerpito a todo lo que resuena.

Y no soy escritora pero escribir me da placer. Escribir es hoy el lugar desde donde me miro, me transformo. Es mi forma de medicina.