Cachetazo cósmico.

A veces sucede.

Ponés una mejilla. La otra. Y hasta las que no tenés.

Cuando crees estar saliendo del sótano,
el Universo te sorprende con algo más.

Lejos de resistir. Aprendes. Te cuestionas.
Cansa, uf, pero sabés que viniste para esto.

Deconstrucción.

Permitís que la situación te atraviese.
Le ponés tu cuerpito gentil.

Dejas que decante lo que tenga que decantar.
Y reconocés qué hay detrás de esa emoción.
Profundo dolor porque te ves en el otro y no te gusta nada.

°
Se generó un entramado hermoso.
A través de un otro – que posiblemente ni siquiera se enteró – pudiste encontrar respuestas a preguntas que, todavía, no estaban tan conscientes en vos.

Religión, fútbol, política…y hasta en lo que debería unirnos – la espiritualidad – nos separamos.

El camino espiritual solamente nos recuerda lo que somos, lo obvio.

Si desde “el vamos” genera división, una vez más,
es ego disfrazado.
No importa si el tema es la ascensión, la 5 dimensión o el yoga. No importa.

Se trata de respetar al otro en sus creencias, en sus elecciones.
El camino espiritual es unirse a pesar de la aparente separación.

¨Escoge tus batallas¨.
Y yo mejor digo…elijamos la Paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí...

Mi nombre es Mercedes Zubiarrain, tengo 39 años, y nací y vivo en Buenos Aires. Aunque parezca ya de otra vida, alguna vez estudié y me recibí de Publicidad. Tuve siempre mi lado B que me llevaba a incursionar en talleres de Reiki, Registros Akáshicos, a meditar…

Tuve algunos emprendimientos hasta que por fin entendí de qué iba la cosami cosa. Cambié “producto” por “servicio” y me convertí yo en la materia prima.

Mi lado B se transformó en todos mis lados, y ya no hubo vuelta atrás. La puerta de entrada fue la Decodificación Bioemocional, que luego me llevó a conocer la Nueva Medicina Germánica, SAAMA… y es un camino que nunca termina.

Atiendo consultas en Casa Florida 1336, que es el espacio físico que me unió con hermosas mujeres, hermanas, con las que comparto este viaje. Voy y vengo por muchos lugares – Chamanismo, Plantas Medicinales, Física Cuántica, Un Curso de Milagros…investigo, quiero ¨entender¨, y así es que voy poniéndole el cuerpito a todo lo que resuena.

Y no soy escritora pero escribir me da placer. Escribir es hoy el lugar desde donde me miro, me transformo. Es mi forma de medicina.