Una cuestión de evolución.

Los animales son animales.⁣⁣
No tienen nuestra capacidad intelectual.⁣⁣
Y eso explica por qué somos nosotros
los que los adoptamos a ellos.⁣⁣
⁣⁣
Ellos son puro instinto, prima la biología.⁣⁣
En nosotros ya hablamos
de una inteligencia abstracta,
de la capacidad de raciocinio.⁣⁣
Una clara evolución.⁣⁣
⁣⁣
Los animales aprenden por ⁣⁣
prueba y error. ⁣⁣
Se queman con el fuego, ⁣⁣
y se alejan. ⁣⁣
Comen algo tóxico, ⁣⁣
y nunca regresan por más. ⁣⁣
Si alguien/algo los lastima, ⁣⁣
no piden una segunda vuelta.⁣⁣
⁣⁣
El animal es tan animal
que solito se da cuenta cuando está enfermo.⁣⁣
Son bien básicos.⁣⁣

Se podría llamar a todo esto
¨instinto de supervivencia¨ o
¨inteligencia biológica¨.⁣⁣
⁣⁣
Están ellos y estamos nosotros.⁣⁣
⁣⁣
Nuestra inteligencia nos permite muchísimo más. ⁣⁣
Nos quemamos, ⁣⁣y volvemos después a corroborar
si sigue quemando igual.⁣⁣
Comemos algo tóxico, ⁣⁣
y tomamos algo más tóxico todavía para contrarrestrar su efecto.⁣⁣
Si alguien nos lastima/ nos miente/ nos engaña, regresamos siempre para ver
qué más hay en el menú. ⁣⁣
Tal es nuestra superioridad que nos tienen que avisar si estamos o no enfermos.⁣⁣
⁣⁣
Acá hablamos de ¨inteligencia cultural¨.⁣⁣
Pensamiento abstracto superador. ⁣⁣
Nuestro logro.⁣
⁣⁣
Mientras los animales sigan siendo 𝐜𝐨𝐡𝐞𝐫𝐞𝐧𝐭𝐞𝐬, ⁣⁣
mientras sigan 𝐚𝐩𝐫𝐞𝐧𝐝𝐢𝐞𝐧𝐝𝐨 de sus errores, ⁣⁣
mientras sigan 𝐞𝐬𝐜𝐮𝐜𝐡𝐚𝐧𝐝𝐨 lo que su biología les dice⁣⁣
𝘯𝘶𝘯𝘤𝘢 𝘷𝘢𝘯 𝘢 𝘦𝘷𝘰𝘭𝘶𝘤𝘪𝘰𝘯𝘢𝘳.⁣⁣
⁣⁣
⁣⁣
⁣⁣
⁣⁣
«𝘓𝘰𝘴 𝘱𝘦𝘳𝘴𝘰𝘯𝘢𝘫𝘦𝘴 𝘺 𝘩𝘦𝘤𝘩𝘰𝘴 𝘳𝘦𝘵𝘳𝘢𝘵𝘢𝘥𝘰𝘴 𝘦𝘯 𝘦𝘴𝘵𝘦 𝘵𝘦𝘹𝘵𝘰 𝘴𝘰𝘯 𝘱𝘶𝘳𝘢𝘮𝘦𝘯𝘵𝘦 𝘪𝘳ó𝘯𝘪𝘤𝘰𝘴 𝘺 𝘯𝘰 𝘴𝘰𝘯 𝘤𝘰𝘮𝘱𝘭𝘦𝘵𝘢𝘮𝘦𝘯𝘵𝘦 𝘧𝘪𝘤𝘵𝘪𝘤𝘪𝘰𝘴. 𝘊𝘶𝘢𝘭𝘲𝘶𝘪𝘦𝘳 𝘱𝘢𝘳𝘦𝘤𝘪𝘥𝘰 𝘤𝘰𝘯 𝘭𝘢 𝘳𝘦𝘢𝘭𝘪𝘥𝘢𝘥 𝘯𝘰 𝘦𝘴 𝘱𝘶𝘳𝘢 𝘤𝘰𝘪𝘯𝘤𝘪𝘥𝘦𝘯𝘤𝘪𝘢.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí...

Mi nombre es Mercedes Zubiarrain, tengo 39 años, y nací y vivo en Buenos Aires. Aunque parezca ya de otra vida, alguna vez estudié y me recibí de Publicidad. Tuve siempre mi lado B que me llevaba a incursionar en talleres de Reiki, Registros Akáshicos, a meditar…

Tuve algunos emprendimientos hasta que por fin entendí de qué iba la cosami cosa. Cambié “producto” por “servicio” y me convertí yo en la materia prima.

Mi lado B se transformó en todos mis lados, y ya no hubo vuelta atrás. La puerta de entrada fue la Decodificación Bioemocional, que luego me llevó a conocer la Nueva Medicina Germánica, SAAMA… y es un camino que nunca termina.

Atiendo consultas en Casa Florida 1336, que es el espacio físico que me unió con hermosas mujeres, hermanas, con las que comparto este viaje. Voy y vengo por muchos lugares – Chamanismo, Plantas Medicinales, Física Cuántica, Un Curso de Milagros…investigo, quiero ¨entender¨, y así es que voy poniéndole el cuerpito a todo lo que resuena.

Y no soy escritora pero escribir me da placer. Escribir es hoy el lugar desde donde me miro, me transformo. Es mi forma de medicina.