Psss…no, nunca estuviste enfermo.

Día internacional del Cáncer de mama.
Día internacional de la Celiaquía.

La lista sigue…
La gran paradoja es que, sí, realmente podríamos dedicarle un día del año a cada uno de nuestros programas biológicos…pero porque dan una muestra real de nuestra inteligencia innata – porque se activan sólo como una adaptación cada vez que percibimos ¨peligro¨.

Pero aquí la contradicción…
Cuando ¨conmemoramos¨ estos días estamos reforzando justamente la idea contraria. Estamos, de alguna forma, diciendo que somos vulnerables a algo externo, que tenemos que estar alertas, etc.

Negamos así que todo lo que se manifiesta en nuestro cuerpo tiene un sentido y guarda una lógica con nuestra historia.
Esos días donde ¨se fomenta la conciencia¨, realmente sólo se fomenta el miedo. Se genera la urgencia por chequeos y diagnósticos para encontrar a tiempo ¨lo que está mal¨.

Si comprendiesémos que estos programas de supervivencia (lo que llamamos ¨enfermedades¨) se activan sólo y únicamente para dar respuesta a impactos que nos toman por sorpresa y que no podemos gestionar conscientemente, cuál sería el sentido de todos estos chequeos rutinarios? Dónde queda la prevención?

°
No tenemos que luchar contra el cáncer. No tenemos que luchar contra nada, porque esos mismos síntomas son la clara evidencia de que nuestra biología ya está ¨luchando¨ por nosotros. Más acertado sería decir ¨adaptando¨.

Nuestra biología simplemente responde a nuestras percepciones más viscerales encontrando las maneras más efectivas para sostenernos en esta vida. Dicho de otra forma, nuestro cuerpo no tiene la autonomía para enfermarse – activa y desactiva procesos que son gestionados por nuestra mente.

Así que la única salida, como siempre, es hacia adentro. Entender cómo procesamos cada situación nos va a dar una pauta de por qué biologizamos como biologizamos.

Entonces…
No, nunca estuvimos enfermos. Nuestros órganos sólo respondían a una situación que, en algún momento, fue mucho para nosotros.

Así que, más que conmemorar luchas y enfermedades, podríamos simplemente agradecer cómo nuestro cuerpo se las ingenia cada día para sostenernos en esta existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí...

Mi nombre es Mercedes Zubiarrain, tengo 39 años, y nací y vivo en Buenos Aires. Aunque parezca ya de otra vida, alguna vez estudié y me recibí de Publicidad. Tuve siempre mi lado B que me llevaba a incursionar en talleres de Reiki, Registros Akáshicos, a meditar…

Tuve algunos emprendimientos hasta que por fin entendí de qué iba la cosami cosa. Cambié “producto” por “servicio” y me convertí yo en la materia prima.

Mi lado B se transformó en todos mis lados, y ya no hubo vuelta atrás. La puerta de entrada fue la Decodificación Bioemocional, que luego me llevó a conocer la Nueva Medicina Germánica, SAAMA… y es un camino que nunca termina.

Atiendo consultas en Casa Florida 1336, que es el espacio físico que me unió con hermosas mujeres, hermanas, con las que comparto este viaje. Voy y vengo por muchos lugares – Chamanismo, Plantas Medicinales, Física Cuántica, Un Curso de Milagros…investigo, quiero ¨entender¨, y así es que voy poniéndole el cuerpito a todo lo que resuena.

Y no soy escritora pero escribir me da placer. Escribir es hoy el lugar desde donde me miro, me transformo. Es mi forma de medicina.