No sé, pero ahí vamos.

La aceptación no es resignación. Es la puerta de entrada a la transformación.

La resistencia es causa de sufrimiento. 

°
Hoy dejo de resistir.
Hoy dejo de resistirme.
Dejo de resistir mi proceso.

El ¨proceso¨. No sé cómo se hace, voy haciendo camino al andar y me celebro por eso.

Voy soltando equipaje – nada ¨malo¨, sólo aquello que no es funcional a quién quiero ser.

No sé cómo se hace, pero avanzo.
Avanzo y, por momentos, retrocedo para recalcular.
No me equivoco, aprendo.

Aprendo qué me sirve y que no.
Aprendo y llego a reconocer también lo sutil: cuándo me muevo desde la paz o y cuándo lo hago desde el conflicto/ miedo.

Reconozco cuando ¨sano¨ o cuando sólo es otro parche más.
Y, a fuerza de golpes (al ego), aprendo a respetar el camino de los demás.

Todo sucede tantas veces como sea necesario – hasta que decida finalmente soltar los conflictos para que aflore la paz.

Hoy dejo de resistir la incomodidad de haber levantado la alfombra y de ver…y seguir viendo.

De descubrir heridas, patrones, creencias, emociones – de antaño pero actuales.
Todo aquello que, de alguna forma, me fue contando quién era. Ideas que forjaron mi identidad.

Y descubrir también que al traerlo a la consciencia puedo transformarlo…y transformarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí...

Mi nombre es Mercedes Zubiarrain, tengo 39 años, y nací y vivo en Buenos Aires. Aunque parezca ya de otra vida, alguna vez estudié y me recibí de Publicidad. Tuve siempre mi lado B que me llevaba a incursionar en talleres de Reiki, Registros Akáshicos, a meditar…

Tuve algunos emprendimientos hasta que por fin entendí de qué iba la cosami cosa. Cambié “producto” por “servicio” y me convertí yo en la materia prima.

Mi lado B se transformó en todos mis lados, y ya no hubo vuelta atrás. La puerta de entrada fue la Decodificación Bioemocional, que luego me llevó a conocer la Nueva Medicina Germánica, SAAMA… y es un camino que nunca termina.

Atiendo consultas en Casa Florida 1336, que es el espacio físico que me unió con hermosas mujeres, hermanas, con las que comparto este viaje. Voy y vengo por muchos lugares – Chamanismo, Plantas Medicinales, Física Cuántica, Un Curso de Milagros…investigo, quiero ¨entender¨, y así es que voy poniéndole el cuerpito a todo lo que resuena.

Y no soy escritora pero escribir me da placer. Escribir es hoy el lugar desde donde me miro, me transformo. Es mi forma de medicina.