Hoy llegué a tiempo.

Cuando estoy a punto de pisar el palito, se me viene esta frase: ⁣
𝘌𝘭 𝘷𝘦𝘳𝘥𝘢𝘥𝘦𝘳𝘰 𝘈𝘮𝘰𝘳 𝘯𝘰 𝘪𝘯𝘵𝘦𝘯𝘵𝘢 𝘤𝘢𝘮𝘣𝘪𝘢𝘳 𝘢 𝘯𝘢𝘥𝘪𝘦.⁣

Ahí mismo, freno-de-mano a lo que estaba sucediendo dentro mío.⁣
Llegué a tiempo.

Y después me quedo pensando en esa idea un poquito más.⁣

Realmente nunca hacemos nada por 𝘦𝘭 𝘰𝘵𝘳𝘰. ⁣
Porque el inconsciente es el que manda y 𝐬𝐚𝐛𝐞 que somos todos somos Uno – 𝘦𝘭 𝘰𝘵𝘳𝘰 sólo es nuestra proyección mental.⁣

Entendí que no querer cambiar al otro no nos hace mejores personas. Nos hace más inteligentes.⁣

No querer cambiar al otro es 𝐚𝐦𝐨𝐫 𝐩𝐫𝐨𝐩𝐢𝐨. ⁣

Es permitir que toda esa energía puesta en la lucha, vuelva a nosotros, y así recuperar nuestro poder.⁣

Es dar espacio a que todas esas 𝘦𝘮𝘰𝘤𝘪𝘰𝘯𝘦𝘴 𝘣𝘢𝘫𝘪𝘵𝘢𝘴 se transformen en una vibración más alta y nos habiliten a una experiencia de mucha más expansión.⁣

Finalmente, es ser inteligentes porque si todo es proyección, lo único contra lo que estamos luchando ahí ¨afuera¨ es contra nuestro propio reflejo.

Hoy llegué a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí...

Mi nombre es Mercedes Zubiarrain, tengo 39 años, y nací y vivo en Buenos Aires. Aunque parezca ya de otra vida, alguna vez estudié y me recibí de Publicidad. Tuve siempre mi lado B que me llevaba a incursionar en talleres de Reiki, Registros Akáshicos, a meditar…

Tuve algunos emprendimientos hasta que por fin entendí de qué iba la cosami cosa. Cambié “producto” por “servicio” y me convertí yo en la materia prima.

Mi lado B se transformó en todos mis lados, y ya no hubo vuelta atrás. La puerta de entrada fue la Decodificación Bioemocional, que luego me llevó a conocer la Nueva Medicina Germánica, SAAMA… y es un camino que nunca termina.

Atiendo consultas en Casa Florida 1336, que es el espacio físico que me unió con hermosas mujeres, hermanas, con las que comparto este viaje. Voy y vengo por muchos lugares – Chamanismo, Plantas Medicinales, Física Cuántica, Un Curso de Milagros…investigo, quiero ¨entender¨, y así es que voy poniéndole el cuerpito a todo lo que resuena.

Y no soy escritora pero escribir me da placer. Escribir es hoy el lugar desde donde me miro, me transformo. Es mi forma de medicina.