El truco del mago – parte I

Si hay algo ¨concreto¨ que nos haya regalado el mundo virtual es la posibilidad de tener nuestro espacio/canal para poder expresarnos ¨libremente¨.⁣

Usé las primeras comillas por la paradoja de hablar de concreto, justamente para un mundo que no es físico. ⁣

Las segundas, porque a medida que avanzamos y nos hacemos duchos en esta red mundial, empezamos a notar que la panacea de la libertad no era tal.⁣

En estos tiempos, que mucho mencionan como el final de una época y comienzo de otra – hablando esotéricamente, se está mostrando el trasfondo de todo – se deja ver que detrás del títere había una persona que le permitía sus movimientos y su comunicación.⁣

𝘚𝘦 𝘦𝘴𝘵á 𝘮𝘰𝘴𝘵𝘳𝘢𝘯𝘥𝘰. ⁣
Eso no significa que podamos verlo.⁣

Y por qué no podemos verlo? Porque la realidad que vemos nunca es objetiva.⁣

No vemos 𝘢𝘲𝘶𝘦𝘭𝘭𝘰 𝘲𝘶𝘦 𝘦𝘴𝘵á 𝘢𝘩í. Ponemos en 𝘢𝘲𝘶𝘦𝘭𝘭𝘰 𝘲𝘶𝘦 𝘦𝘴𝘵á 𝘢𝘩í toda nuestra estructura conceptual.⁣

Y esto es muy simple. ⁣
Mis creencias, valores e historia me van a relatar/ traducir qué es 𝘢𝘲𝘶𝘦𝘭𝘭𝘰 𝘲𝘶𝘦 𝘦𝘴𝘵á 𝘢𝘩í.⁣

Esto hace que, de manera automática, busque todo el tiempo pruebas que certifiquen aquello que para mí es la verdad. ⁣
Hay una lógica irracional.⁣

Vuelvo con ejemplos contemporáneos.⁣

Si para mi es 𝐚𝐛𝐬𝐨𝐥𝐮𝐭𝐚𝐦𝐞𝐧𝐭𝐞 𝐯𝐞𝐫𝐝𝐚𝐝 todo lo que dice el médico, ahí termina mi oportunidad de ser partícipe, protagonista…pensante.⁣

Somos seres pensantes siempre y cuando esas ideas concuerden con mis teorías.⁣

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí...

Mi nombre es Mercedes Zubiarrain, tengo 39 años, y nací y vivo en Buenos Aires. Aunque parezca ya de otra vida, alguna vez estudié y me recibí de Publicidad. Tuve siempre mi lado B que me llevaba a incursionar en talleres de Reiki, Registros Akáshicos, a meditar…

Tuve algunos emprendimientos hasta que por fin entendí de qué iba la cosami cosa. Cambié “producto” por “servicio” y me convertí yo en la materia prima.

Mi lado B se transformó en todos mis lados, y ya no hubo vuelta atrás. La puerta de entrada fue la Decodificación Bioemocional, que luego me llevó a conocer la Nueva Medicina Germánica, SAAMA… y es un camino que nunca termina.

Atiendo consultas en Casa Florida 1336, que es el espacio físico que me unió con hermosas mujeres, hermanas, con las que comparto este viaje. Voy y vengo por muchos lugares – Chamanismo, Plantas Medicinales, Física Cuántica, Un Curso de Milagros…investigo, quiero ¨entender¨, y así es que voy poniéndole el cuerpito a todo lo que resuena.

Y no soy escritora pero escribir me da placer. Escribir es hoy el lugar desde donde me miro, me transformo. Es mi forma de medicina.